You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information.

Switch to the US site

Centro de recursos de Covid-19

Los profesionales de la salud pueden encontrar ayuda y orientación sobre el uso de nuestros productos para tratar a sus pacientes, así como otra información y consejos prácticos.

Leer más

Cinco factores para una transferencia de materiales segura en instalaciones BSL-3 y BSL-4

Los recientes incidentes sufridos en algunos de los laboratorios BSL-3 y BSL-4 más prestigiosos del mundo subrayan el hecho de que si no se siguen los protocolos adecuados, la contaminación puede generar resultados negativos.

Descargue el artículo técnico: Reducción de incidentes en instalaciones BSL-3 y BSL-4

Transferencias que provocan incidentes

En 2014, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos sufrieron una serie de incidentes que supusieron uno de los registros más negativos en la historia de la organización, ya que se notificaron tres incidentes de bioseguridad en un periodo de tan solo dos meses. Los trabajadores de tres laboratorios CDC estuvieron potencialmente expuestos a bacterias vivas de Bacillus anthracis (ántrax) durante la transferencia rutinaria de muestras de ántrax de una instalación BSL-3 para su estudio en dos instalaciones BSL-2. De acuerdo con lo indicado en el informe de incidentes del CDC, se cree que la instalación BSL-3 no desactivó totalmente las muestras; esto supuso un problema porque las instalaciones BSL-2 no estaban correctamente equipadas para trabajar con bacterias de ántrax de una cepa viva. Se declaró un periodo de moratoria para la transferencia de agentes infecciosos de laboratorios BSL-3 o BSL-4 de los CDC a cualquier otra instalación a la espera de una investigación más profunda de este incidente y de las prácticas de transferencia de los laboratorios.

Los CDC intentaron garantizar la imposibilidad de nuevos problemas de contención mediante la integración de nuevos protocolos de seguridad y cursos de formación para sus empleados. Tras el susto provocado por el ántrax, los protocolos parecieron funcionar hasta que unos meses más tarde, en diciembre de 2014, se produjo un incidente similar en un laboratorio BSL-4 con el virus del ébola. Parece ser que una muestra que contenía virus vivo se transfirió accidentalmente a un laboratorio con unos estándares de bioseguridad inferiores y el empleado que manipuló la muestra tuvo que someterse a 21 días de supervisión en busca de síntomas provocados por el virus del ébola antes de regresar a su actividad normal. Aunque finalmente resultó que la muestra no contenía virus vivos, esta vulneración del protocolo pudo dar como resultado un brote catastrófico debido a unas técnicas de formación ineficaces.

Evaluación de los riesgos en los procedimientos operativos

En uno de los incidentes con ántrax en los CDC, los trabajadores no utilizaron los equipos de protección individual (EPI) adecuados a la hora de manipular cepas potencialmente vivas, a pesar de que el protocolo estándar del laboratorio así lo exigía. Es necesario identificar y evaluar los problemas en la formación de los empleados y otros factores de riesgo para poder evitar futuros incidentes. Las evaluaciones de riesgos continuas pueden ayudar a identificar los procedimientos o procesos que pueden provocar una exposición o liberación de agentes potencialmente patógenos y que pueden ayudar a definir las medidas correctoras que se deben aplicar.

Para evitar accidentes de este tipo, todos los laboratorios deben tener en cuenta cinco factores críticos relacionados con la seguridad en las transferencias.

Mantenimiento

Un mantenimiento inadecuado fue uno de los principales causantes del incidente del ántrax en los CDC. Los autoclaves actúan como la principal línea de defensa contra la contaminación cruzada entre áreas de contención. Si no se mantienen correctamente, es posible que no realicen una descontaminación completa de las muestras que se van a transferir. En el caso de la transferencia de ántrax en los CDC, un autoclave con un mantenimiento deficiente solo descontaminó parcialmente la cepa viva de ántrax, que posteriormente se transfirió a otras instalaciones. Estos incidentes se podrían haber evitado con un programa de mantenimiento preventivo adecuado en las instalaciones.

Una gestión de efluentes adecuada

Un mantenimiento deficiente no solo pone en riesgo a los trabajadores de la instalación, sino que también afecta a la comunidad que la rodea. Si el autoclave no se mantiene de forma adecuada, es posible que no descontamine de forma eficaz el efluente, lo que puede provocar un fallo en la contención. Comprobar y realizar el mantenimiento del autoclave y de los sistemas de efluentes puede garantizar que todo el efluente del autoclave se descontamine correctamente, haciendo que su liberación sea segura.

Integridad de la barrera de contención

Finalmente, las barreras de contención también se deben mantener y comprobar de forma continua para garantizar que no haya ninguna fuga en los puertos de transferencia. En la mayoría de las instalaciones se realizan comprobaciones de fugas a diario, pero para mantener una estanqueidad permanente, la barrera de contención debe estar integrada en la estructura de la instalación. Las configuraciones de esterilizadores de doble puerta cuentan con barreras de contención estancas integradas en su diseño, garantizando el cumplimiento de los requisitos de laboratorio y BSL-4.

Los dos factores principales para lograr unas transferencias seguras

Los dos factores finales y más críticos para conseguir unas transferencias de materiales seguras tienen que ver con el control del flujo y la integridad del proceso en el laboratorio, aunque también hay otros muchos aspectos que son fundamentales para reducir los incidentes en los laboratorios. Descubra cómo reducir los incidentes descargando nuestro artículo técnico sobre las «Mejores prácticas para la mejora de la bioseguridad durante las transferencias» y obtenga más información acerca del control de flujos, la integridad de los procesos y otras áreas clave para la mejora de la bioseguridad.

 

Descargue el artículo técnico: Reducción de incidentes en instalaciones BSL-3 y BSL-4