You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information.

Switch to the US site

Centro de recursos de Covid-19

Los profesionales de la salud pueden encontrar ayuda y orientación sobre el uso de nuestros productos para tratar a sus pacientes, así como otra información y consejos prácticos.

Leer más

Anestesia de bajo flujo segura con el control de gas automático (AGC)

Cuando los pacientes son más vulnerables, el control de gas automático (AGC®) le ofrece visibilidad, control y precisión para suministrar anestesia de bajo flujo y de mínimo flujo. El AGC es seguro, rentable y práctico y está diseñado para mejorar la estimación y el control de los agentes anestésicos durante la inducción y el mantenimiento de la anestesia. 

¿Cómo funciona el AGC?

El control de gas automático (AGC) facilita el suministro de oxígeno en todos los tipos de anestesia con un único ajuste de FiO2 objetivo. Este ajuste de FiO2 objetivo tiene prioridad y no se ve afectado por la selección de la velocidad del agente anestésico, con lo que se reduce el riesgo de hipoxia.

El AGC adapta la administración del agente al estado del paciente o al momento de la incisión quirúrgica, y reduce el riesgo de aplicar una dosis menor o una sobredosis.

El AGC también incluye una herramienta de predicción y control de velocidad de EtAA exclusiva que se muestra en tiempo real para que los médicos puedan determinar el tiempo hasta alcanzar el EtAA objetivo, proporcionando así una mayor eficacia en la administración del gas.

Lo importante es la seguridad

En combinación con la exclusiva protección hipóxica O2Guard®, el AGC aumenta automáticamente el gas fresco y el oxígeno si la FiO2 desciende por debajo del 21 %. Esta seguridad añadida ayuda a reducir el riesgo de hipoxia.

Más información sobre la protección hipóxica O₂Guard

Un quirófano más ecológico y rentable

Al usar menos agente anestésico, el AGC reduce el coste de la anestesia y minimiza el impacto negativo del exceso de contaminación anestésica para el personal y el medioambiente.

Leer un artículo publicado en el que se evalúa el AGC

Más tiempo disponible para sus pacientes

El AGC se puede preparar durante el modo en espera o la ventilación manual. Una vez que las vías respiratorias estén aseguradas, solo hay que cambiar al AGC y ajustar la velocidad y la concentración de agente anestésico espirado en consecuencia. El AGC elimina la necesidad de ajustes manuales continuos de FGF, O2 y AA durante los procedimientos y ofrece al profesional más tiempo para centrarse en otras responsabilidades durante las fases más intensas de su trabajo.

Leer la historia de un usuario de un hospital sueco

¿Tiene alguna otra pregunta?