You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information.

Switch to the US site

Select Your Country or Region
Enviar
Centro de recursos de Covid-19

Noticias

Ayuda a los pacientes de COVID-19 a sobrevivir en un país bajo presión

Ayuda a los pacientes de COVID-19 a sobrevivir en un país bajo presión

El personal sanitario de la India está luchando mientras el país enfrenta una segunda oleada brutal de la pandemia. En un hospital de Calcuta, Iram Fathema miembro de Getinge se encuentra en el ojo de la tormenta, dando todo para ayudar a salvar la vida de más pacientes de COVID-19.  

 

La desesperación en la India es cada vez mayor. Si se observan los Paneles COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aquí es donde el virus en este momento se intensifica más. El personal sanitario trabaja las 24 horas del día, mientras cada vez más pacientes buscan atención en una segunda oleada que está golpeando duramente al país y a su población. Las competencias en materia de atención son muy solicitadas. 

Iram Fathema de Calcuta suele trabajar como Especialista Clínica en Getinge, pero dada la difícil situación, está entrando en los pabellones para ayudar a tratar a los pacientes más graves de COVID-19.  

"Soy una perfusionista capacitada, lo que significa ser responsable del funcionamiento de los equipos de circulación extracorpórea durante procedimientos específicos en los que es necesario apoyar artificialmente o reemplazar temporalmente la función circulatoria o respiratoria del paciente", cuenta Iram.  

Además de una enorme demanda de ventiladores de vanguardia, COVID-19 ha reclamado una mayor necesidad de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO), un método que proporciona oxígeno al cuerpo cuando los pulmones no pueden realizar esta tarea.  

"Opero los dispositivos ECMO de Getinge que están diseñados para ayudar a mantener vivos a los pacientes en estado crítico mientras sus pulmones dañados tienen tiempo para recuperarse", dice Iram.

"Sé que ahora mismo estoy entrando en un entorno peligroso en los hospitales y mi familia está preocupada por mí. Pero no puedo centrarme en el miedo; sólo puedo sentirme agradecida por haber recibido esta extraordinaria oportunidad de salvar vidas en un momento crítico".  

La situación de los hospitales en este momento es algo que Iram no puede describir con palabras para quien no lo haya visto. 

"Nunca he experimentado nada parecido a esto. La situación empeoró tan rápidamente y todas las unidades están ahora llenas de pacientes con COVID-19. Es una situación muy grave y todos estamos agotados, pero seguimos salvando más vidas".  

Iram recuerda especialmente al primer paciente de COVID-19 que destetó después de la terapia ECMO.  

"El paciente estaba en muy mal estado antes de que lo atendiéramos. Cuando recibí la llamada del médico unos días después, me dio las gracias y me dijo que el paciente se estaba recuperando bien, fue un gran alivio para mí".  

Las jornadas de trabajo son largas y la situación extrema exige una acción inmediata sin importar el día de la semana que sea; COVID-19 no deja mucho tiempo para que el personal sanitario descanse.  

"Aunque la situación es terrible y estamos luchando, me alegro de formar parte de ella. Me siento bien al saber que mis conocimientos marcan la diferencia y al mismo tiempo estoy aprendiendo mucho. Espero que el mundo cambie pronto a mejor, y hasta entonces prestaré toda la ayuda que pueda".

Compartir: